Contrastes Isologotipo

Masha Ivashintsova, la Vivian Maier rusa que sale del olvido 20 años después de su muerte

El fenómeno Vivian Maier, una misteriosa mujer que se desveló como una de las mejores fotógrafas de la historia al encontrar sus negativos después de su muerte, vuelve a sonar fuerte en estos días. Pero esta vez, en el nombre de Masha Ivashintsova, «la Vivian Maier rusa», que fue descubierta 17 años después de su muerte.

Durante gran parte de su vida, entre 1942 y el 2000, Ivashintsova fotografió constantemente todo lo que ocurría en Leningrado (actualmente San Petesburgo) y otras ciudades de Rusia. Nadie vio sus fotos hasta que a finales de 2017 su hija encontré por casualidad una caja llena de negativos y rollos sin revelar. Si bien se la compara con Maier por ser una autora desconocida a la que descubren una vez ha fallecido, su vida no es un misterio y tuvo una historia atormentada. Fue víctima del amor y del sistema político que le tocó vivir.

Masha Ivashintsova, la Vivian Maier rusa_Revista de fortografía Contrastes
Masha Ivashintsova, la Vivian Maier rusa_Revista de fortografía Contrastes
Masha Ivashintsova, la Vivian Maier rusa_Revista de fortografía Contrastes
Masha Ivashintsova, la Vivian Maier rusa_Revista de fortografía Contrastes

La vida de Masha Ivashintsova

Masha murió en el año 2000. Y 17 años después, gracias a una obra de remodelación en su casa, su hija descubrió en el ático las cajas con más de 30.000 negativos sin revelar.

Nació en 1942, durante una de las décadas más duras de la historia rusa. Fue criada en el seno de una familia aristocrática que lo perdió todo tras la revolución bolchevique. Tuvo una vida turbulenta que empezó con una carrera truncada de bailarina.

Luego de probar con el mundo de la danza, entró de lleno en el mundo clandestino de la literatura y la imagen de Leningrado. Allí conoció a sus parejas, el fotógrafo Boris Smelov, el poeta Viktor Krivulin y el lingüista Melvar Melkumyan. Estos tres hombres nunca le ayudaron y por ellos se sintió tan inferior que nunca se atrevió a enseñar su trabajo.

Además, algunos de sus diarios revelan que sentía que sus talentos artísticos eran poca cosa en comparación a los de los hombres con los que se relacionó, lo que explica que jamás mostrara su trabajo fotográfico.

Masha Ivashintsova, la Vivian Maier rusa_Revista de fortografía Contrastes
Masha Ivashintsova, la Vivian Maier rusa_Revista de fortografía Contrastes
Masha Ivashintsova, la Vivian Maier rusa_Revista de fortografía Contrastes

Su dura vida sentimental le afectó en lo personal y, a principios de los 80, una fuerte depresión la llevo a perder varios trabajos en una sociedad en la que el desempleo era prácticamente un crimen. Finalmente, ingresó en un hospital psiquiátrico y su vida se fue apagando poco a poco.

Sus fotografías, en blanco y negro la mayoría, fueron hechas con una Leica III, regalo de una de sus parejas malditas. Aún queda por ver si Masha Ivashintsova se convertirá en un icono fotográfico como ha ocurrido con Vivian Maier. Asya, su única hija, aún no tiene claro que hacer con las fotografías, de las que tan solo ha escaneado un puñado para compartirlas a través de una sencilla página web.

Fuente: https://www.xataka.com/fotografia-y-video/masha-ivashintsova-fotografa-desconocida-que-tenia-su-archivo-escondido-atico-su-casa»